Me visitan

miércoles, 16 de septiembre de 2009

El legendario dúo Vivencia en Rosario


El dúo integrado por Mariano Fazio y Héctor Ayala brindó un magnífico recital en Rosario que llevó al público por un imaginario viaje hacia el recuerdo.

por Graciana Petrone

En un ambiente mágico recreado con acordes de guitarras y dos voces que suenan exactamente igual (o aún mejor) que cuatro décadas atrás, el legendario dúo Vivencia dio un magnífico recital en Rosario el sábado por la noche, en el recuperado espacio de artes Mano a Mano. Con sus canciones más recordadas, estos emblemáticos exponentes de las raíces del rock nacional condujeron al público, por algo más de dos horas, hacia aquellas viejas épocas de los años ·70 en que, “Los juguetes y los niños”, “Pupitre Marrón” o “Mi cuarto”, entre tantos otros, eran los temas que sonaban una y otra vez en las radios y también, los que resultaban infaltables en el repertorio de las zapadas familiares.

La pulcritud del dúo en sus interpretaciones mostró la virtud que tiene la música para acortar el paso del tiempo. Una selecta lista de viejas canciones hizo que los presentes viajen hacia el recuerdo guiados por una mano apenas perceptible .

Sin más intención que brindar un recital exactamente igual a los que hacían en sus comienzos, cuando consolidados como los referentes más importantes del rock en el país, junto a Pedro y Pablo, Vox Dei, Luis Alberto Spinetta o Tanguito, Fazio y Ayala demostraron una vez más la capacidad de la música para quebrar las barreras del tiempo. Las incomparables voces y los acordes de guitarras de aquellos dos jóvenes músicos, cantautores y poetas de mediados de la década del ·70, sin objeción alguna, permanecen inmutables con paso de los años.

Tras el regreso de Ayala a Argentina en el 2000, luego de trabajar para una importante compañía discográfica en Estados Unidos por casi una década, el dúo decidió juntarse nuevamente para recrear sus canciones. “La compañía que tenía nuestros álbumes decidió reeditar uno que estaba grabado en vivo, la crisis del 2001 nos afectó, pero al tiempo salió a la venta”, explicó Fazio.

Por su parte y ante la pregunta de quien aquí escribe, de cuál es el secreto para que sus voces suenen exactamente igual que cuarenta años atrás, Ayala respondió con gran sentido del humor, que tal vez era parte de un milagro. Luego y con un tono más serio, contó: “Hay una base de manejo técnico de la voz, ambos tuvimos un excelente maestro muchos años atrás, esa escuela quedó y hoy nos ayuda mucho”.

Fazio explicó que prefieren tocar en ciudades pequeñas y volver a los lugares que visitaban antes: “En Rosario veníamos a menudo, casi dos o tres veces al año e íbamos a los pueblos de la zona de la provincia de Santa Fe. En aquellas épocas se estilaba tocar en los clubes, donde se organizaban bailes y allí realizábamos los recitales. Era muy bellas épocas”.
"Natalia y Juan Simón", ¿mito o realidad?
¿Es cierto que al conocido tema "Natalia y Juan Simón" debieron cambiarle la letra, obligados por la dictadura militar a fines del 70 y que el verdadero nombre era Natalio y Juan Simón?

¡No! (respondieron al unísono)
Ayala: Ese tema lo compuse allá por el 75 o 76. En ese entonces yo estaba de novio con una chica, Marcela, ella me acompañó a la casa central del Banco de la Provincia de Buenos Aires a hacer unos trámites, nos empezamos a besar mientras estábamos en la fila esperando que nos atiendan, pero se acercó un policía y nos dijo que en el Banco no nos podíamos besar y que si lo seguíamos haciendo nos iba a meter presos.
Cuando regresé a casa me puse a escribir la canción, pero ese tema recién empezó a escucharse a comienzos de la década del 80 y, para ese entonces, era imposible que alguien no pudiera darse un beso en público.

Fazio: Seguramente es una versión que hizo correr alguna ex novia despechada de Héctor (risas), pero esa es la verdad…

Natalia y Juan Simón

Natalia y Juan Simón, están presos,
La ley los sorprendió, en un beso.
Los separaron, se los llevaron,
y le tomaron declaración.

Natalia preguntó ¿qué hemos hecho?
Y Simón se quejó: ¡No hay derecho!
Nos aconsejan, guardar postura
como un ejemplo de educación.

Luego la turba moralista descargó
con mano firme comentarios de rigor.
Natalia y Juan Simón se fugaron,
cargados de emoción, se besaron,
fueron al campo y caminaron
sin rumbo fijo, de cara al sol.

Natalia y Juan Simón no volvieron,
la gente los llamó y no respondieron,
pues en el campo viven sin redes
entre paredes de girasol.

(Héctor Ayala)


8 comentarios:

  1. Hola Changuita, como siempre , tu blog me parece genial y más cuando veo que estás tan enfocada sobre el tema cultural...Lo del dúo se lo comente a mi viejo q es oriundo de Santa Fe y le traje a la mente lindos recuerdos..., saludos.

    ResponderEliminar
  2. Mucho gusto, Graciana.
    He visto que eres nueva seguidora de mi blog, así que simplemente quería darte las gracias y decirte que es todo un honor para mi.
    Espero que disfrutes de mis "Escenas" y, cuando quieras, las comentemos juntos.

    Un saludo muy grande desde España para Argentina.

    ResponderEliminar
  3. bueno, aca no coincidimos, jamas me gusto este duo, siempre me pareio malisimo (musicalmente hablando)

    ResponderEliminar
  4. Ja ja ja, hola Gabriel, gracias por leerme, como dice el dicho: hay para todo los gustos.
    CAriños y saludos desde Rosario, Graciana.

    ResponderEliminar
  5. Graciana Petrone, tras mi ausencia obligada, me adentro en tu blog para leer tu bella poesía.

    Placer leerte.

    Abrazo sincero

    ResponderEliminar
  6. siempre me ha gustado tu trabajo de investigacion, y tu esencia de poeta, y mujer sincera.
    Me gusta pasar cada vez que se puede por aca.
    suerte y que estes bien.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado el estilo de tu blog. Amo a Argentina. Esas dos cosas juntas me inducen a seguir tu blog. Un saludo cariñoso.

    ResponderEliminar
  8. Tienes un blog interesantísimo.
    He pasado momentos agradables leyendote.

    Un placer

    ResponderEliminar